BLANCO IBIZA

Por qué elegir  Blanco Ibiza

El mármol Blanco Ibiza es un tipo de mármol de color blanco radiante, muy limpio y uniforme, que es internacionalmente conocido con el nombre de esta isla española. Famosa por el níveo encalado de sus casas, aunque si bien pueda ser extraído en diversas canteras a lo ancho del planeta, y los primeros en hacer uso extensivo de este bello material fueran los arquitectos del antiguo Imperio Otomano o Turco. 

El Blanco Ibiza lleva muchos años siendo una de las clases de mármol más populares en el mundo. Empleado tanto para dar prestancia a elementos arquitectónicos exteriores: fachadas, pórticos, escalerillas, balaustradas…

Resulta ideal gracias a la resistencia que ofrece frente a los agentes de deterioro atmosféricos, como asimismo en el interior de los hogares, donde con su luminosidad y sencilla belleza es capaz de transmitir distinción a cualquier  estancia de la casa.

Apariencia y distintos tipos de Blanco Ibiza 

Si bien el mármol Blanco Ibiza es, como su nombre indica, fundamentalmente blanco, y de un blanco brillante y luminoso, esta roca natural, asociada sobre todo al verano y el fulgor de los pueblos costeros del Mediterráneo, también lleva dentro de sí unas vetas grisáceas, que son las que le aportan a esta piedra caliza su carácter tan singular y su elegancia.

Además de ello, también es reseñable que existen varios tipos de Blanco Ibiza, que se clasifican, justamente, en función de la tonalidad precisa de estas vetas que integra la piedra, y cuya gama abarca desde un gris acero muy oscuro al gris perla, e incluso pueden adoptar un color marrón o beige dorado.

Resistencia y elegancia a un tiempo 

Al margen de su aspecto estético, el Blanco Ibiza incluye entre sus propiedades una gran resistencia frente a agentes corrosivos tan comunes como son las temperaturas extremas, una prolongada exposición al sol u otros factores de erosión naturales, e incluso fricciones o impactos.

Es precisamente debido a esta solidez que el Blanco Ibiza constituye uno de los materiales más apreciados por los arquitectos e, igualmente, en general, una de las mejores opciones. Cuando lo que se busca es un recubrimiento para cualquier estructura exterior, sometida a la intemperie, que no sólo haya de ser  firme y duradera, sino que también, al mismo tiempo, resulte elegante.

Todo esto no quita, obviamente, para que el Blanco Ibiza pueda y suela ser aplicado en toda clase de superficies en el interior de la casa, desde suelos o paredes, hasta elementos más específicos y con un carácter más ornamental, como pueden ser la encimera de una cocina, el plato de una ducha o el frontispicio de una chimenea.

En definitiva, sea cual sea el elemento arquitectónico elegido, el mármol Blanco Ibiza resultará una opción idónea. Su resistencia y durabilidad, y sobre todo si lo que se pretende es un revestimiento blanco que combine luminosidad con buen gusto y una discreta elegancia.

BLANCO IBIZA

Usos y Aplicaciones

INTERIOR
Pavimento interior
Escaleras

COCINAS
Encimeras
Revestimiento de pared

BAÑOS
Encimeras de baño
Revestimiento paredes

EXTERIOR
Pavimento exterior
Revestimiento fachadas

El Blanco Ibiza se ha convertido con el correr de los años en uno de los tipos de mármol más populares, gracias a la combinación que ofrece de solidez y gran belleza, amén de a su versatilidad. 

Mientras sus características vetas grises dotan de elegancia y singularidad a cada pieza, el blanco luminoso que les sirve de fondo es capaz de alumbrar cualquier estancia de la casa, o también puede ser utilizado con el propósito de embellecer y hacer refulgir superficies al aire libre, como columnas, galerías exteriores, entornos de piscina u ornamentos de la fachada. 

Junto con los tonos naturales que presenta cada piedra, asimismo debemos tomar en consideración que el Blanco Ibiza, como la mayoría de piedras naturales, puede ser trabajado por la mano del hombre de formas diversas, dando como resultado una textura y un efecto diferentes en la superficie del mármol.  De entre ellos, podemos destacar:

Acabados 

* Pulido. El acabado más característico y, hoy día, a efectos de su demanda, también el más popular, tanto para el Blanco Ibiza como en el resto de mármoles. Con él se consigue una lisura extraordinaria y, al mismo tiempo, una superficie reluciente que logran reflejar la luz casi como si la piedra fuera un espejo.

*Apomazado. Con este acabado la superficie del Blanco Ibiza queda asimismo lisa pero, al contrario que tras el pulido, en este caso sin brillo, completamente mate, concediéndosele así mayor carácter y protagonismo a la piedra.

*Abujardado. Empleado sobre todo cuando se quiere colocar el Blanco Ibiza a la intemperie, con el tratamiento que se conoce como abujardado se consigue, mediante la incisión de pequeños huecos repartidos de manera uniforme, una superficie rugosa, con un aspecto más adusto y tradicional, que casa muy bien en fachadas y paredes exteriores.   

Todos estos tipos de Blanco Ibiza, puedes encontrarlo en el catálogo de Marfil Traver.